La nula apuesta de Google por ODF

Hace ya años que Google lanzó su oferta en cuanto a aplicaciones ofimáticas con Google Docs. Sin embargo, los seguidores del Open Source nos hemos tenido que comer la tostada sin mantequilla ni mermelada desde el principio por el poco apoyo de Google hacia ODF, el formato de documentos estándar y abierto por excelencia, quedando sus productos ofimáticos como unos complementos para los usuarios de Windows.



Desde hace ya tiempo he dejado de usar Microsoft Office, no digo que sea un mal software, todo lo contrario, me parece la mejor solución del mercado en su sector y con diferencia. ¿Cuáles son los problemas?, básicamente son tres:
  • Es software privativo, aunque esto no influye en la productividad.
  • Es de pago y no es nada bonito piratear software.
  • Es matar moscas a cañonazos.

Los dos primeros puntos son fáciles de entender, así que me centraré en el último.

Como ya dije, Microsoft Office es un gran software que admiro profundamente, pero creo que sus posibilidades son excesivas para un usuario común, vamos, que salvo vayas a necesitar algo muy, pero que muy profesional, una suite gratuita como LibreOffice u OpenOffice cumple de sobra para la redacción de documentos sencillos, presentaciones simples y hojas de cálculo poco complejas.

Como persona contraria al pirateo de la aplicaciones de software (de hecho me he comprado mi licencia de Windows 8, a ver si algún día puedo hacer mi análisis), creo que la mejor solución es promocionar alternativas gratuitas y preferiblemente abiertas frente a la soluciones comerciales y privativas, que no digo que sean malas, pero creo que son una inversión innecesaria en la mayoría de los casos y un absurdo el piratearlas.

Por eso yo (y otros muchos) teníamos la esperanza en que Google apoyase el formato ODF para colaborar en la reducción de la dependencia que tiene la gente a los productos de Microsoft. No digo que aparcase los formatos de Microsoft, pero si por lo menos que llevase tanto los formatos de Microsoft como ODF para así promocionar un poco una alternativa gratuita frente a un producto privativo y de pago. Sin embargo, esto no ha sido así, el apoyo de Google a ODF ha sido vago y a regañadientes y todavía cuando entro en el webmail de Gmail me encuentro espantos como este:
Si veis, no me sale la opción de abrir con Google Docs al lado de descargar.

Da pena ver que a Google se llene la boca de Open Source y luego se pasa por el forro ODF, todo esto sin mencionar el hecho de que GNU/Linux sea la peor plataforma para desarrollar para su sistema basado en Linux, Android, aunque parece que está habiendo movimientos positivos en torno al SDK de Android para GNU/Linux, en donde no teníamos versión de 64 bits y encima la única versión para 32 bits tenía menos posibilidades que sus versiones para OS X y Windows.

Google ha preferido apostar por OOXML frente a ODF para Google Docs, jubilando los antiguos formatos de Microsoft y dejando marginado a ODF. Muchos me dirán que OOXML es abierto y estándar, pero no son pocos los rumores que apuntan que la estandarización de OOXML por parte de la ISO fue fraudulenta, aparte de los rumores que apuntan que el OOXML que liberó los de Redmond no es exactamente el mismo que el que implementa en Microsoft Office. Pero como no son más que rumores, prefiero no apoyarlos en firme.

Es que es más, hasta la mismísima Microsoft parece mover ficha con más entusiasmo hacia ODF que Google, algo que deja a la compañía de Mountain View más que en evidencia.


Comentarios

Entradas populares