Amarok, el ángel caído

Cuando el ya difundo KDE 3 estaba en el mercado, este tenía el que era considerado el mejor reproductor de audio Open Source del mercado, Amarok, que utilizaba como motor Xine, que por entonces ofrecía una calidad de sonido muy por encima de Gstreamer. Sin embargo, todo esto cambió con la salida de KDE 4, con el que llegó Amarok 2.



Amarok 2, lejos de contentar a la gente, disgustó a la mayoría, su interfaz era totalmente incomestible (y sigue siéndolo), la aplicación había perdido posibilidades y era más inestable, lo que hizo que la gente aguantase todo lo que pudo con Amarok 1.4, de hecho creo que distribuciones como OpenSuse todavía ofrecen la posibilidad de instalarlo con su backend de Xine para poder seguir disfrutando de aquel genial reproductor de audio, para muchos el mejor en la historia del Open Source.

Los usuarios de Amarok rezaban para que el proyecto recuperase el rumbo y volviese a la antigua interfaz, pero el equipo de desarrollo de Amarok siguió en sus trece con la nueva dirección que había tomado con Amarok 2. El problema de Amarok 2 es que ya partió de una mala base y en cada versión del reproductor era más inestable, el hecho de no poder elegir entre PulseAudio o Alsa para reproducir le hacía perder muchos enteros y la verdad es que la gente (entre ellas yo) estaba desesperanzada, ya que habíamos perdido a todo un símbolo del Open Source en el área multimedia, uno de esos pocos programas donde el Open Source demostraba que también servía como entorno multimedia.

Un tiempo después del nacimiento de Amarok 2, nació un proyecto nuevo procedente de personas que estaban descontentas con este y que querían recuperar el espíritu de aquel Amarok 1.4, su nombre es Clementine y aunque está hecho en Qt, es independiente de KDE y es multiplataforma.





Clementine se ganó a muchos usuarios rápidamente, aunque el hecho de que usase Gstreamer de backend en vez de Xine no gustó a muchos, ya que eso hacía que la calidad del sonido en un principio fuese peor, cosa cierta, aunque con el tiempo se demostró que los de Clementine hicieron bien apostando por Gstreamer, ya que con el paso del tiempo mejorarían la calidad del sonido con el que reproduce Clementine y sobre todo, el backend de Xine quedaría descontinuado, haciendo que Amarok se pasase al backend de VLC, que después de uno o dos años sigue estando verde, dando muchos problemas, con lo que hasta resulta más sensato usar Gstreamer también en Amarok.

Clementine, a través de un desarrollo conservador y solo enfocado en mejorar, no solo ha conseguido superar a Amarok, sino que ha sabido enamorar a más de un usuario de Windows y OS X (Clementine está mucho mejor llevado a otras plataformas que Amarok), lo que ha hecho que el reproductor independiente se haya convertido en el mejor reproductor de audio Open Source.

Los desarrolladores de Clementine saben qué esperan sus usuarios de ellos y tienen claro lo que tienen que hacer, continuar el legado del aquel maravilloso Amarok 1.4, cosa que están haciendo de forma sensacional.

Comentarios

  1. Pero todavía no lo ha logrado. Espero que cuando instale mi Ubuntu 14.04 pueda instalar Amarok 1.4 en él.

    Seguramente ya no esté en repos, me tendré que buscar la vida. ¿hay alguna forma de convertir en deb con todas las dependencias un archivo instalado a través de make?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni idea.

      Si quieres disfrutar de Amarok 1.4 sin complicaciones, tira para OpenSuse.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares