El fracaso de Linux en el escritorio

Llevo tiempo, pero bastante tiempo, queriendo escribir este artículo, uno que hablase del fracaso de Linux en el escritorio, haciendo un análisis y desmontando algunos de los mitos que se tienen creados tantos los seguidores de Microsoft como de Apple.




Linux lleva tiempo en el mercado y pese a su gran éxito y que ha dejado prácticamente solos a OS X y Windows encasillados en un solo mercado (bueno, Windows Server tiene presencia en los servidores y Azure parece que funciona, siendo ambos muy buenos productos), no ha conseguido encontrar su sitio en el que era hasta hace poco el único mercado donde se movía la informática de cara la público, el mercado de los PC.

Analizar esto es un tanto complejo, ya que hay muchos factores que han hecho que Linux fracase en el escritorio, aunque yo no tiro la toalla en este aspecto. Cuando digo fracaso, espero que se entienda que hablo de fracaso comercial, que no quiere decir que Linux no haya sido capaz de ofrecer grandes soluciones para el escritorio, como Ubuntu, Mageia u OpenSuse. Por desgracia, el mercado de las tecnologías siempre ha sido así, no siempre un buen invento cuaja y sino voy a irme a algo muy conocido por la gente no muy nueva, Dreamcast, la última consola de Sega, que tras hacerlo de maravilla en todos los aspectos las pobres ventas hicieron que la veterana empresa nipona abandonase la fabricación de consolas.

Como este es un tema un poco complejo, voy a subdividirlo en distintos apartados.

Enfoque equivocado

Una de las cosas donde las distintas comunidades de GNU/Linux siempre se han equivocado ha sido el enfoque. Mientras que Apple y Microsoft anteponían el pragmatismo en sus entornos cerrados. Las comunidades de GNU/Linux se centraban en las posibilidades y la filosofía. Esto es muy difícil de vender a una persona que no tienen conocimientos técnicos de informática, como es el caso del 90% de los usuarios. La gente lo que quiere es que el sistema operativo funcione, nada más.

En mi humilde opinión, no ha sido hasta la llegada de Canonical que el Linux desktop empezó a tener sentido como sistema operativo de PC, aunque hubiese loables intentos por parte de Mandriva entre otros anteriormente. Canonical, a través de Ubuntu, antepuso la funcionalidad del escritorio a las posibilidades infinitas, fueron más pragmáticos y empezaron a desarrollar un sistema operativo sencillo de usar y de entender, a pesar de que le faltase un Panel de Control como Dios manda, carencia que todavía en parte sigue teniendo, al menos creó un sistema que con poco esfuerzo ya estaba funcionando y que poco a poco se fue enfocando a facilitarle las cosas a los usuarios.

A partir de ahí distribuciones como Fedora u OpenSuse fueron siguiendo a Canonical, ofrenciendo más fiabilidad a la experiencia gráfica, de hecho en las últimas versiones de Fedora podía gestionar la paquetería de forma gráfica sin miedo a que nada quedase corrupto, cosa que no pasaba cuando usé Fedora 9 y 10.

Heterogeneidad

El mundo de Linux es muy heterogéneo. Mientras que Microsoft y Apple ofrecen unos entornos cerrados con unas posibilidades limitadas y concretas, el mundo de Linux ha sido diseñado para adaptarse a cualquier propósito. Esto a Linux le ha venido fenomenal en todos los mercados en los que tiene presencia menos en el desktop. Cuando la gente ve el caos que hay ahí sale corriendo despavorida y lo entiendo.

Linux, por su naturaleza, ha generado en torno a él un montón de ecosistemas totalmente inconexos entre si, algo que hasta yo critico, porque sinceramente creo que la fragmentación se ha llevado demasiado lejos, hasta extremos realmente absurdos.

Esta heterogeneidad, fomentada por la fragmentación, ha convertido a Linux en una auténtica hidra, un ser con muchas cabezas y cada una con una conciencia propia y autónoma, que puede estar perfectamente enfrentada con otra cabeza, como es el caso de Canonical y Red Hat, dos empresas que desarrollan Linux pero que se odian a muerte, todo esto sin mencionar distribuciones que por su concepto, filosofía y enfoque no tienen nada que ver entre si.

Que quede claro que yo defiendo la fragmentación en Linux, ya que si no fuese por ello Linux se habría quedado encasillado en un mercado porque se habrían limitado las posibilidades del sistema. Los que defienden la distribución única son generalmente personas que no son conscientes de lo que es Linux, de su filosofía y de lo que abarca. Sin embargo, creo que esto ha llegado demasiado lejos, llegando a una dispersión de recursos y esfuerzos inaceptables.

Desinformación

Por desgracia, la desinformación es algo con lo que todavía tenemos que estar luchando. Todavía me encuentro a gente diciendo que Linux es muy difícil de instalar porque hay que compilarlo todo, que en Linux si quieres instalar programas tienes que compilar, que si todos son comandos... Uffff, que malo me pongo al pensarlo, de veras, porque la realidad es que casi todas las personas que sueltan esas tonterías NUNCA ha tocado Linux.

¿Qué se creen estas personas?, ¿que el Firefox en GNU/Linux funciona a base de comandos?, en GNU/Linux tenemos instalaciones totalmente desatendidas desde antes que Windows, de esas de Siguiente, Siguiente tan familiares a los usuarios del sistema de las ventanas. Aparte, a día de hoy hay suficientes paquetes para que no tengas que compilar nada. ¿Sabéis cómo se instala un paquete Deb en Ubuntu o un RPM en OpenSuse o Fedora?, haciendo doble clic sobre él, en serio, aunque parezca mentira hoy en día se puede instalar aplicaciones en GNU/Linux con un proceso que no difiere mucho al de Windows.

A día de hoy puedes hacer cualquier cosa básica en GNU/Linux a través de interfaz gráfica, de hecho yo, que poco a poco me estoy reencontrando con Arch Linux debido a que lo he instalado en el netbook, uso OpenSuse en mi ordenador de producción y solo uso la consola cuando quiero gestionar los servicios relacionados con el LAMP y el servidor de FTP o configurar algún fichero en torno a esos servicios. Luego todo lo hago de forma gráfica, aunque a veces hago algunas tareas con la consola no porque no pueda hacerlas de forma gráfica, sino porque lo veo más rápido y sencillo, ya que con la consola tengo claro cómo hacerlo, mientras que en la interfaz gráfica tengo que ir buscando lo que quiero.

Por Internet no he parado de ver personas que hablan de Linux, la verdad es que me gustaría que esas personas me hablasen de distribuciones concretas, que me hablaran de Ubuntu, Mageia u OpenSuse en vez de Linux, porque los que me dicen Linux no son conscientes de lo genérico que se ha vuelto ese término.

Hablando de distribuciones concretas, no todas las distribuciones están hechas para conquistar el escritorio. Hay muchas distribuciones que son felices con lo que tienen y voy a poner dos ejemplos claros.

Fedora

La distribución comunitaria de Red Hat es un ejemplo de sistema que no necesita conquistar nada, ya que está enfocado a una cosa bien clara, mejorar Red Hat Enterprise. Mientras que Fedora siga sirviendo para los propósitos de la empresa del Sombrero Rojo Fedora seguirá viva, ya que el motivo de la existencia de esta distribución es puramente técnica.

Arch Linux

Si Fedora es ejemplo que no convence, tiraré de uno de los más claros y una de mis distribuciones favoritas, Arch. Arch Linux es un sistema pensado para ser usado casi íntegramente desde consola, aunque se pueden instalar configuradores gráficos. En Arch los entornos de escritorio sirven para poco más que soportar las aplicaciones gráficas que hay disponible para él. Aparte, hay que destacar los escasos automatismos que tiene esta distribución, muy por debajo distribuciones claramente enfocadas al desktop como Ubuntu.

¿De verdad la gente espera que una distribución tan técnica y que requiere de ciertos conocimientos en administración de sistemas Linux va a arrasar en algún mercado?, mientras Arch tenga a sus fanáticos de la consola dispuestos a aportar personal y dinero para mantener la distribución, Arch seguirá viva, da igual que tenga solo unos miles de usuarios en el mundo, son gente que prácticamente van a su bola y le importan un pimiento lo demás.

Otro caso flagrante de desinformación que me encuentro por ahí es el tema de las impresoras. La gente dice que instalar una impresora en GNU/Linux es muy complicado, así que haré la siguiente pregunta. ¿Sabíais que GNU/Linux utiliza el mismo servidor de impresoras que OS X?, si, ambos usan CUPS, propiedad de Apple y que actualmente está liberado bajo GPL. Esto hace que tanto Linux como OS X tengan el mismo soporte para impresoras. Aparte, ¿saben cómo se instala una impresora en un Linux desktop?, pues es muy sencillo, enchufas el USB al ordenador y listo, en pocos segundos se autoconfigura y ya la puedes usar, ¿qué tienes que hacer en Windows para hacer funcionar una impresora?, espero no tener que recordar los pasos, pero son bastantes más y más complicados.

Fabricantes y Microsoft

Otro de los obstáculos que ha tenido tradicionalmente han sido los fabricantes que, muchas veces presionados por Microsoft, no dan soporte a Linux, aunque por suerte son cada vez menos los fabricantes que se niegan a dar soporte al sistema abierto.

A pesar de las mejoras todavía hay un punto que se nos resiste, las tarjetas gráficas. Para nuestra desgracia, tanto AMD como nVidia han sido muy de ligar con Microsoft y Apple en estos temas, lo que unido a la pobre cuota de mercado de Linux han hecho que este siempre haya quedado marginado por los dos gigantes de las tarjetas gráficas.

La comunidad de Linux ha tenido que luchar duro para poder tener un soporte mínimamente decente, hasta el extremo que hasta el propio creador de Linux, Linus Torvalds, se ha visto obligado a intervenir dedicando unas gruesas palabras a nVidia.

La cosa con AMD no es muy diferente, la empresa californiana ha estado usando a los usuarios de Linux como papel para el culo durante años, aunque parece que la última versión de Catalyst es algo más agraciada por lo que me cuentan. Por suerte AMD siempre ha liberado parte de las especificaciones de sus tarjetas gráficas, lo que ha servido para que la comunidad pudiese hacer unos drivers libres decentes, que si bien no sirven para darle caña a Steam, si por lo menos ofrecen una aceleración gráfica suficiente para sacarle todo el partido a KDE y mostrándose históricamente más estables que los privativos. Por contra, aparte del menor rendimiento, tenemos que convivir con el sobrecalentamiento de las tarjetas, algo que se paga caro en los portátiles.

Me gustaría en un futuro tener una APU, porque los veo unos productos muy atractivos, sin embargo AMD tiene que mejorar muchísimo el soporte si quieren que vuelva a contar con ellos y aunque están empezando a ponerse las pilas, todavía les queda mucho camino por recorrer.

Microsoft también ha colaborado con sus políticas de monopolio, hundiendo cualquier posible apertura del mercado de los PC hasta finales de la década pasada, donde OS X empezó a asomar la cabecita.

Ha tenido que llegar la llamada Era Post-PC para que la gente empezase a ver que hay vida más allá de Microsoft, y esto es gracias a que Microsoft ha sido muy lenta a la hora de moverse hacia los nuevos mercados, porque sino todavía estaríamos tragando a Windows en casi todos los ordenadores del mundo, independientemente de su formato.

Mediocre entorno multimedia

Si hay un campo donde el Software Privativo siempre se ha mostrado por encima del Código Abierto, ese es sin duda el de los entornos multimedia.

Aunque hay proyectos como Blender que están ayudando al código abierto a adentrarse en este terreno, la verdad es que todo lo que sea creación, manipulación y reproducción de vídeo, imágenes y sonido GNU/Linux se muestra no inferior, sino a años luz de Windows y OS X.

Un ejemplo bien claro es el sector del diseño, donde Adobe tiene el monopolio y no saca sus productos para GNU/Linux. Esto hace que nuestro sistema directamente quede marginado en este sector que tradicionalmente ha sido más de Apple.

Aunque Krita es una gran aplicación de dibujo (eso si, algo verde) y a mi me sirve para diseñar webs, es que es innegable que GNU/Linux está por debajo y, sinceramente, si me dedicara a esos campos, yo tampoco apostaría por GNU/Linux. Comparar Photoshop con Krita es un chiste y comprarlo con Gimp ya ni cuento.

Aunque como dije, por suerte poco a poco hay más software profesional enfocado a contenidos multimedia para Linux. Fireworks pronto verá la luz en nuestro sistema, Blender es un proyecto consolidado y Krita es otro que atesora un gran potencial y que puede borrar a Photoshop en sectores poco exigentes con el diseño gráfico (como el diseño de webs, por ejemplo), gracias sobre todo a que es gratuito.

Pese a todo, es evidente que GNU/Linux llega tarde y ahora tiene que convencer a un mercado inmovilista, que ha preferido quedarse atado a unas soluciones privativas que mientras les sigan sirviendo no las cambiarán. Incluso con la ventaja del coste lo tendrán difícil aunque llegasen a tener una calidad óptima, todo gracias a la excusa del tiempo perdido por el aprendizaje de la nueva herramienta, cosa que se usa mucho como excusa para no migrar de Windows a Linux.

No solo hay que contar el retraso, sino también el fanatismo y el nulo pragmatismo de entidades como la Free Software Foundation, que anteponiendo la filosofía al pragmatismo han condenado a GNU/Linux a no tener oportunidades en este sector hasta hace poco.

Méritos robados

Aunque este no es uno de los motivos por los que Linux ha fracasado en el escritorio, es cierto que nuestro sistema favorito ha tenido tan poca suerte en el escritorio que hasta le han quitado los poco méritos que tiene.

Conocéis las tiendas de aplicaciones, ¿verdad?, aunque parezca mentira, es un concepto que en GNU/Linux llevamos manejando desde hace mucho tiempo, mucho antes que Apple y Google, lo que pasa es que nosotros en vez de tienda de aplicaciones los llamamos repositorios y gestor de paquetes, pero qué son esos conceptos sino unas tiendas de aplicaciones enfocadas desde un punto de vista más primitivo y técnico. Aparte, qué es sino el Centro de Software de Ubuntu que un Synaptic más bonito y fácil de entender.

Si, lo que es a día de hoy un concepto tan común como las tiendas de aplicaciones nacieron en las distribuciones GNU/Linux, sin embargo, ¿quién les dará el mérito?, nadie, ya se encargarán los mass media de dárselo a Apple o Google y sino al tiempo.

Bueno, aquí termina mi largo análisis sobre el fracaso de Linux en el escritorio, espero que no os haya sido muy pesado, porque era mucho lo que tenía que explicar al respecto y podría extenderme más, pero no acabaría nunca.

Comentarios

  1. Muy buena explicación al respecto, yo agregaría algo más, y es un problema ya "subconciente" que no nos deja avanzar, no aprovechar "la diversidad" y el "ego" de hacer las cosas uno mismo; pongo el siguiente ejemplo: Si el mejor escritorio GTK3+ es Cinammon, la mejor versión de Nautilus es "elementary", entonces ¿por qué no trabajar en conjunto?, la otra cuestión es el compromiso, ¿se quiere una versión para escritorio?, entonces simple, hay que hacer lo de Apple (mejorar al máximo la distribución casándola con un cierto grupo de hardware) ¿qué hacemos compilando núcleos para i386 y pretender que eso va a mover una eigth-core PC con NVIDIA?, Darwin y MacOSX son una diferencia del cielo a la tierra, lado a lado, simplemente por el compromiso de casar el hardware con el software que ha tenido Apple desde sus inicios.

    Saludos y buen artículo!

    ResponderEliminar
  2. Creo que te equivocas totalmente en el planteamiento. Estás confundiendo ÉXITO con PUPULARIDAD. Yo creo que GNU/Linux es un proyecto exitoso se mire por donde se mire. Otra cosa es que sea más o menos popular. Por otra parte, para poder fracasar hay que intentar, primero, triunfar. Lo que GNU/Linux propone es poder disponer de un software libre como premisa; si luego se convierte en popular es otra historia. En este sentido hay que afirmar con rotundidad que ha TRIUNFADO. Ahora bien, lo sorprendente, para quienes lo conocemos es que no sea popular.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver,no quiero ser muy duro contigo porque llevo unos días en que me estoy pasando de troll, pero si lees mi segundo párrafo, verás que un poco (eso si, de forma vaga) expongo lo que tu dices.

      Yo me he centrado en el desktop y lo he dejado bien claro por un motivo muy sencillo, porque Linux en su totalidad está muy lejos de ser un fracaso, por mucho que la gente no lo conozca o que los mass media afines a Microsoft y Apple se rían de nosotros y es más, Linux ha inventado conceptos que son lo más común hoy en día en la informática de consumo.

      Por desgracia el mercado es así, lo que etiqueta que un producto o un servicio sea malo o bueno no son las características técnicas y la calidad objetiva de este, sino la aceptación que tiene entre el público. Para la gente Facebook siempre será mejor que Google+ solo porque es más usado, nada más, porque comparar a nivel técnico, diseño y funcionalidad Google+ destroza a Facebook, pero claro, ¿quién tiene el éxito?, pues Facebook, entonces Facebook es mejor.

      Linux ha triunfado allá donde ha estado, menos en el desktop, no podemos seguir poniendo excusas ante algo que es más que evidente y como he dicho, eso no significa que Linux no haya sido capaz de crear grandes productos para el desktop, pero el mercado de las masas no entiende de avances técnicos, entiende de ventas, o sea, que tienes que adaptar el producto al mercado y no el mercado a tu producto y ahí está en parte la raíz del "enfoque equivocado".

      Se pudo haber sido más práctico sin traicionar la filosofía y Canonical lo ha dejado bien claro.

      Eliminar
  3. Alguien que piensa como debe de ser, comparto al 100% tus ideas. Desafortunadamente en México, la popularidad es igual al éxito, por ejemplo, si muchos usan un iphone, a pues la mayoría mexicana dirá que los iphone son mejores que cualquier otro teléfono.

    Y muchas de las cosas por las que Linux sigue estancado es por esa falta de popularidad; en mi caso, trato de convencer a quienes pueda de usar ubuntu o Kubuntu, no por que quiera que sean "libres", eso no me interesa (sin ofender a amantes del SL), lo que me interesa es que ellos como usuarios se den cuenta de que existe algo más allá de Windows u OS X, entre más usuarios, mas llamadas a software popular.

    Se sabe que Arch es un sistema casi perfecto, pues una vez trabajado (un arduo trabajo), el sistema jamas fallará, pero siento que es algo que jamas tendrá lugar en nuestra sociedad, como dices, al usuario comun solo le importa que funcione, no le interesa saber como es que lo hace y Arch es todo lo contrario a esa forma de pensar.
    Jamas me ha gustado Arch por eso mismo, pero como dices, mientras tenga fanaticos de consola y de "libertad", Arch seguirá siendo, la mancha negra de Linux

    ResponderEliminar
  4. Yo he usado Mac y Win. Linux puede ser estable y todo, pero mientras los fabricantes de hasta un minúsculo MP4 chino NO CONSIDEREN poner dentro del pequeño CD un ejecutable simple, Linux SIEMPRE será un sistema que usarán unos pocos geeks que les gusta tener cosas medias "snob". Mientras no se fabriquen los ejecutables de TODOS los artefactos de electrónica del mercado, impresoras, escáneres, tarjetas, cámaras,etc manejar linux siempre será una cosa aventurada. El dia que por ejemplo HP diga en sus CD plataformas: Windows XP/Vista/Seven/Eight/Mac/Linux ahí me cambio a Linux!!! jajajaj

    ResponderEliminar
  5. Bueno, creo que exageras en torno al hardware. No te voy a negar que por ejemplo en las wifis la cosa es un desastre, hay veces que ni el driver oficial del fabricante va correctamente.

    Sobre temas de hardware, yo siempre digo lo mismo, SIEMPRE Intel, porque es la única marca que ha apostado con darle un buen soporte a Linux.

    Sobre los fabricantes, poco a poco algunos de ellos, como HP y sobre todo Dell, fabrican modelos con GNU/Linux (bueno, mejor dicho Ubuntu) y poco a poco estamos viendo que el mercado del desktop se ha ido abriendo a pesar del dominio de Microsoft, ¿quién se imaginaba hace 3 años queríamos Steam sobre GNU/Linux?, yo creo que nadie.

    GNU/Linux no depende de ejecutables, el fuerte está siendo tener el soporte sobre el kernel y aunque no te lo creas, Microsoft también ha apostado en esa dirección, solo tienes que instalar Windows 7/8 sobre un hardware algo antiguo para verlo. Por ejemplo en mi Asus P5K con un HD3870 solo hubo un componente que no detectó y que tuve que meter el driver a través del CD y funcionando. Aunque eso si, cambié el driver que traía para la gráfica por Catalyst.

    Sobre las impresoras, no se cómo distribuye HP sus drivers para Mac, pero se que OS X usa CUPS, que es propiedad de Apple y es el servicio de impresoras que usan todos los Linux y creo que también todo los Unix, así que el soporte de impresoras de OS X y GNU/Linux es el mismo, al menos en teoría, aunque a lo mejor el CD del HP trae el driver para Mac por si tu versión de OS X (o mejor dicho CUPS) es viejo y no trae el driver de serie, que igualmente tras ser instalado será CUPS el que haga el trabajo.

    Cualquier distribución user friendly y no fanático de la FSF tiene soporte para una gran gama de impresoras HP, al menos que esa impresora sea demasiado reciente, porque curiosamente los HP son de lo mejor soportado en Linux y esto es en parte gracias a Apple.

    ¿Instalar una impresora en GNU/Linux?, no se en OS X, pero en GNU/Linux es enchufar y listo, en serio, no tiene más pasos.

    CUPS no es la única cosa que Apple ha cogido de GNU/Linux, las famosa APP Store es otra cosa inspirada en algo que los Linuxeros llevamos años usando y que puedes leer en el artículo.

    ResponderEliminar
  6. ¿«Fabricantes presionados por Microsoft»? Esa es una de las muchas paranoias del mundo Linux, por no hablar de la justificación universal al fracaso de Linux en los PC. Los fabricantes son muy libres de fabricar o desarrollar hardware y software para el OS que deseen, si tienen capacidad para ello. A Microsoft le importa un pimiento si una división de una empresa desarrolla soporte para tarjetas gráficas en Linux, por poner un ejemplo.

    En cambio, sí me acuerdo, y bien, de las presiones y ataques que recibió Dell por parte de la comunidad Ubuntu, cuando decidió dejar de vender ordenadores con esta distribución de Linux.

    Y ahora llegamos al punto clave, que te ha faltado incluir en el artículo: otro de los motivos del fracaso del Linux son los sectarios y dogmáticos talibanes del Linux, esos que llevan repitiendo desde hace más de diez años exactamente los mismos dogmas contra Microsoft; que son incapaces de mencionar "Microsoft"; que claman como victoria cualquier supuesto fallo de Windows, pero que justifican ese mismo fallo en Linux; que atacan furiosamente a cualquiera que señale algún defecto en Linux; que son incapaces de hablar de Linux sin mencionar a Windows. También atacan a Apple, pero mucho menos. Estos talibanes,como en todas las pseudo-religiones, necesitan una oscuridad para poder brillar, y la crean artificialmente.

    Hace muchos años Linux era un SO más, y se podía criticar, o sugerir mejoras tranquilamente. Esto cambió cuando apareció la secta de los talibanes del Ubuntu.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares