¿Estamos ante la Era Post-Ratón?


Hace ya unos tres años una serie de profetas, entre los cuales sobresalía Steve Jobs, dijeron que en el mundo teníamos un problema muy grande. Ese problema era que los PC se habían pasado de moda y que tenían que ser sustituidos por tabletas. Estos profetas llamaron a esa nueva era la Era Post-PC, una nueva época en la que si querías estar a la moda tenías que tirar tus poderosos y flexibles PC a la basura y sustituirlos por tabletas, sobre todo por iPads. Sin embargo, creo que estos profetas han errado el tiro y lo que se llama Era Post-PC en realidad se llama Era Post-Ratón y voy a explicar por qué.


Es innegable la gran trascendencia del ratón en los últimos treinta años, sobre todo en los últimos veinte, donde las interfaces gráficas han dominado la informática de consumo (y lo seguirá haciendo). Las interfaces gráficas, combinadas con los ratones, consiguieron hacer llegar la informática a las masas, haciendo que ya no se requiriese de unos grandes conocimientos de informática para poder usar un ordenador y es más, hoy en día casi cualquiera está capacitado para manejar un ordenador. Tal ha sido el dominio del ratón que hasta en muchos ámbitos ha relevado al teclado como principal periférico de entrada, como por ejemplo la navegación a través de la web. Cuando hacemos nuestra navegación rutinaria, sobre todo en busca de noticias de nuestro interés, el 80% del tiempo estamos haciendo clic aquí y clic allá con el ratón. Sin embargo, ha habido una serie de acontecimientos que han hecho menguar el protagonismo del ratón.

Explosión de los portátiles

Está claro que los portátiles, poco después de entrar en el Siglo XXI, explotaron en el mercado (en el sentido que empezaron a venderse masivamente). Antes los portátiles eran cacharros limitados y muy caros, pero en el Siglo XXI ya empezaron a salir modelos de portátiles que si bien no podían competir con un buen sobremesa (cosa que a día de hoy siguen sin hacer), si que tenían capacidad suficiente para tareas que no requerían grandes recursos, cosa que hacemos todos. Los que vivís en las ciudades quizá no lo sepáis, pero aquí, en los pueblos, cuando los chicos y las chicas van a la universidad no es raro que se compre un portátil para poder llevar su trabajo de la universidad a casa y viceversa. Los portátiles fueron ganando terreno hasta el extremo de superar a los ordenadores de sobremesa en ventas.

Volviendo al tema, los portátiles traían un nuevo dispositivo para apuntar con el cursor del ratón, el touchpad, que si bien nunca fueron demasiado prácticos y requerían de más maña para ser usados que el ratón de toda la vida, lo bueno que tenían es que iban empotrados en el portátil, lo que hacía que no tuvieses que llevar varios dispositivos o por qué no, aunque fuese ridículo, un ratón colgando del portátil.

Sin duda el touchpad fue el primer gran golpe al ratón. El problema es que los sistemas de la época estaban pensados para ser usados con ratón, lo que hizo que mucha gente se comprase un ratón y se lo llevase en la bolsa del portátil.

Tabletas y smartphones

Sin duda los dispositivos táctiles han sido otro mazazo importante para el ratón, ya que con ellos se estandarizaría el uso de las pantallas táctiles como periféricos de entrada, la mayoría de las veces como único dispositivo de entrada.
La llegada del iPhone y la posterior llegada del iPad han sido una revolución que ha conseguido por fin estandarizar dichos dispositivos, ya que en realidad las tabletas existen desde hace mucho y Microsoft ya intentó colarlas en más de una ocasión, pero sin éxito. Ha sido Apple y su poderosa maquinaria de marketing los que han hecho convencer a la humanidad de que los dispositivos táctiles son necesarios.

Sinceramente, lo que menos me gusta de los smartphones y las tabletas son los limitados sistemas operativos que traen, bastante desprotegidos y muy limitados para muchas tareas. Aparte, las interfaces táctiles me parecen un poco complicadas de usar, ya que para crearlas se han inspirado en el más que difunto Windows 3.1. Ahí Microsoft para mi se lleva la medalla de oro, ya que Modern UI es para mi la mejor interfaz táctil del mercado con gran diferencia, pero por desgracia se ha encontrado con el rechazo masivo de los consumidores.

Aunque a los smartphones les veo sentido, no puedo decir lo mismo de las tabletas, que espero que dentro de no mucho tiempo pasen a la historia y ya explicaré el por qué.

Gnome-Shell, Unity y Modern UI

Para algunos habré mencionado a tres demonios, pero aunque todas esas interfaces son algo mejorables, la verdad es que para mi son visionarias y creo que con el tiempo impondrán el estándar.

Estas tres interfaces tienen en común su claro enfoque a lo táctil, pero sin embargo han ido a parar principalmente al PC o mejor dicho, tienen intención de tener una presencia importante en ellos.

¿Por qué son estas interfaces un golpe al ratón?, ¿por el enfoque a lo táctil?, no solo eso. El problema de estas interfaces es que han sido muy incomprendidas. Décadas usando el ratón ha hecho que la gente utilice el teclado para poco más que escribir texto que usan para redactar o chatear, sin embargo estas interfaces imponen un nuevo modelo de producir. Si queréis ser productivos con esas interfaces lo mejor que podéis hacer es memorizar los atajos de teclado que hay para ellos, en serio, es lo más simple que podéis hacer. Cuando dominéis los atajos veréis que trabajaréis mucho más rápido con esas interfaces que con la clásica de Windows a golpe de ratón, ya que el teclado permite trabajar de una forma mucho más flexible, pero claro, requiere más aprendizaje que el ratón.

Pese a todo he visto personas memorizar cientos de números de teléfono, ¿de verdad que la gente no puede memorizar diez atajos de teclado?, en fin, en mi humilde opinión todo es ponerse.

Personalmente, yo me quedé flipado en su día con Gnome-Shell, ya que aunque no le veo demasiado sentido para el desktop, ya que KDE me ofrece una interfaz más clásica, aparte que puedo trabajar todo a golpe de teclado con Krunner (vamos, que tengo lo bueno de los dos mundos), la verdad es que Gnome-Shell me permitió sentir una sensación que nunca tuve, disfrutar usando un touchpad, con el asco que les tenía y no solo eso, lo veía una interfaz más pensada para ser usado en un portátil, prescindiendo del ratón. Con Gnome-Shell por fin podía trabajar rápido con el portátil sin tener que enchufarle un ratón.

Hace poco le di otra probadita a Gnome-Shell en Fedora 19 sobre VirtualBox y la verdad es que me agradó bastante a pesar de estar un poco deslucido por VirtualBox. También aprendí a dominarlo un poco mejor y la verdad es que no descarto volver a Gnome si al final sustituyo mi actual sobremesa por un portátil potente, porque ando harto de cables.

Actualmente mi portátil tiene un Ubuntu 12.04 con Unity y las sensaciones que me transmite son parecidas, muy cómodo para ser usado sin ratón.

Para Unity, Gnome-Shell y Modern UI os daré el siguiente consejo, la tecla Super (también llamada tecla Windows) es la madre del cordero en todos esos entornos, jugar con ella es imprescindible para poder ser productivo con esos entornos.

Portátiles convertibles

Así se les ha llamado a los portátiles a los cuáles se les puede arrancar la pantalla del teclado y así tener una tableta improvisada.

Aquí es donde digo que los profetas de la Era Post-PC han fallado, ya que para mi el futuro no será que los PC sean jubilados por tabletas, sino que los PC adquieran las posibilidades de las tabletas y aquí viene la pregunta, ¿para qué quieres tener dos dispositivos cuando con un portátil puedes tener ambos?

Aparte de lo mencionado, el tener la potencia y la flexibilidad de un PC hará que mucha gente como yo esté contenta, ya que a muchos no les convence las limitaciones de Android e iOS, prefiriendo un sistema más completo y potente.

Sin duda la más que posible imposición de los convertibles dará otro buen mazazo al ratón, que quedará relevado a tareas muy concretas como tares de diseño y los videojuegos, donde el que fuese el periférico de entrada que dominó la informática de consumo durante algo más de dos décadas quede como algo casi irrelevante para las masas.

Posiblemente las generaciones del futuro perciban el ratón como un periférico inútil y para propósitos muy concretos, frente al propósito general que le hemos estado dando nosotros todo este tiempo.

En fin, después de otra entrada kilométrica, voy terminando este artículo.

Sinceramente, me alegra que el futuro esté posiblemente en manos de los PC convertibles en vez de las tabletas, ya que un futuro dominado por las tabletas me haría plantearme de forma muy seria el seguir con la informática, ya que aunque admito que los sistemas operativos táctiles son un nicho de mercado, la verdad es que los smartphone y las tabletas no me entusiasman nada. Aparte, los portátiles convertibles son PC al fin y al cabo, PC que se pueden convertir en improvisadas tabletas, con funcionalidades y posibilidades que las actuales tabletas solo sueñan tener.

En fin, en mi opinión, no estamos ante la Era Post-PC, estamos ante la Era Post-Ratón, pero ahí Windows 8 tiene que luchar para convencer al personal de que Android e iOS no tienen sentido en el mercado de las tabletas (así como el mercado de las tabletas en si), cosa que le está costando de veras.

Comentarios

Entradas populares