La muerte de GNU/Linux en el desktop está cerca

Aquí estoy de nuevo, dispuesto a dar otra de mis opiniones. Siempre he sido un defensor del código abierto, pero la verdad es que en los últimos tiempos estoy bastante enfadado de cómo va mi sistema operativo favorito, hasta el extremo que empiezo a cuestionarme si seguir usándolo de aquí a algún tiempo.


Es evidente que en los últimos tiempos las aguas están bastante turbulentas y sin duda hay dos hechos importantes que han puesto en jaque el Linux desktop, que detallaré en dos apartados.

Gnome 3

Está claro que Gnome 3 ha sido todo un mazazo al Linux desktop. Gnome-Shell, el entorno que ha sustituido el funcional y sencillo Gnome 2, ha tenido y sigue teniendo un rechazo masivo por parte de los usuarios. Red Hat, que es de facto dueña del proyecto y más desde Gnome-Shell, decide romper la API cada dos por tres, lo que fuerza a los programadores a reprogramar las extensiones una y otra vez, cosa que ha espantado a mucha gente. Red Hat se ha quedado casi en solitario desarrollando Gnome-Shell, lo que ha hecho que el proyecto ahora avance muy despacio ante la falta de apoyos.

Hubo una empresa que se olió la tostada, Canonical, que decidió crear su propia shell para Gnome 3, Unity. Aunque Unity empezó mal y en su día fue vapuleado por un primitivo Gnome-Shell que se mostraba más estable y maduro, Unity ha tenido algo que no ha tenido el Proyecto Gnome, el tener claro qué ofrecer. Esto ha permitido a Canonical mejorar versión a versión de Ubuntu su interfaz y hoy en día tengo que reconocer que empieza a tener un grado de madurez nada desdeñable y empieza a ser un entorno útil para producción.

Sin embargo no solo el rechazo de Gnome-Shell motivó a Canonical a crear Unity, sino que también fue para la empresa de la Isla de Man una oportunidad para distanciarse de quien considera su mayor enemigo, Red Hat. Con Unity, Canonical ganaba el control sobre su propio proyecto, algo que no podría hacer de seguir la línea de Gnome debido al gran peso de Red Hat como empresa dentro de GNU/Linux, muy superior al de Canonical.

Actualmente Canonical piensa abandonar Gnome 3 y portar todo Unity a Qt, habrá que ver qué tal le sale el experimento.

La hija famosa de Ubuntu, Linux Mint, también decidió marcar distancias con Gnome-Shell creando su propia shell para Gnome 3, Cinnamon, que con el tiempo también ha ido desarrollándose y ganando la intención de ser independiente de Gnome 3, aunque creo que con seguirá usando GTK.

La fragmentación de Gnome 3 fue un fallo garrafal por parte de las comunidades del Software Libre y del Código Abierto, provocando que más de uno decidiera migrar a OS X debido a que KDE no les convencía (una pena por otro lado, por cierto).

Mir

Aquí tenemos al otro demonio que amenaza con borrar el Linux desktop del planeta. Mir es un servidor gráfico pensado con el fin de ser multiplataforma y hacer más fácil la experiencia de usuario homogénea que quiere ofrecer Canonical con Ubuntu desktop y Ubuntu touch.

Canonical vendió Mir como un proyecto con mucho más potencial que Wayland, pero los argumentos usados por la empresa de Mark Shuttleworth fueron desmontandos casi al instante. La verdad es que la lentitud de Wayland ha provocado que Canonical decidiera romper su apoyo al sucesor de Xorg y apostar por su propio servidor gráfico.

Mir es más libre que Xorg y Wayland, ya que el primero está publicado bajo GPLv3, mientras que Xorg y su sucesor Wayland están bajo MIT. Sin embargo, lo que ha molestado es cómo se ha gestionado todo y la no grata presencia que tiene Mark Shuttleworth en algunas comunidades como KDE y OpenSuse. La decisión de Canonical ha roto la baraja y ahora tenemos un lío tremendo, ya que el servidor gráfico es una pieza muy básica del sistema y uno de las pocas que tenían todas las distribuciones en común, pero va a dejar de ser así.

Canonical manda un claro mensaje a AMD, nVidia y Valve, o ellos, o nosotros. Es evidente lo que quiere Canonical con esto, obtener el monopolio del Linux desktop a cualquier precio, con unas maneras que me recuerdan a dos famosas empresas de software privativo y entornos cerrados.

Sin duda la inesperada y nada consensuada aparición de Mir ha dejado el Linux desktop en una situación crítica, que podría forzar su desaparición en caso de que nVidia y AMD se posicionen a favor de Canonical y a esta se estrelle con su aventura monopolística.

Todo esto deja en jaque el soporte gráfico de GNU/Linux, pudiendo perjudicarme seriamente como usuario y forzarme a cambiar a otro sistema operativo y dejar GNU/Linux en servidores virtuales.

Se que en el Open Source siempre ha habido batallas, comunidades y empresas que no se llevan bien o que tienen conceptos diferentes de las cosas, todo esto forma parte del juego, pero en los últimos años hemos asistido ante un penoso espectáculo que ha hecho que se haya fragmentado lo que no se tenía que haber fragmentado, dejando el Linux desktop en una situación de grandísima debilidad.

Ojalá las comunidades y las empresas dejen de hacer el idiota ante las risas de los usuarios de Microsoft y Apple y que se llegue a un consenso para que se use un único gestor gráfico en GNU/Linux, porque la imagen que estamos dando las diferentes comunidades es bastante más que patética.

Y viendo tanta idiotez acumulada, sin duda hay un nombre propio que brilla ante todo este despliegue de demencia, Miguel de Icaza, cuyas últimas críticas contra el Linux desktop ganan fuerza cada día y todo gracias al poder autodestructivo de GNU/Linux y de las empresas y comunidades que giran en torno a él. Sin duda el bueno de Miguel tiene que estar partiéndose el culo en su oficina ante semejante despliegue de estupidez.

¿Hasta donde llegará todo esto? No lo se, pero si empieza a perjudicarme como usuario yo no me lo pensaré dos veces, cambio de sistema. Yo no trabajo para Red Hat, Suse o Canonical, solo soy un mejorable programador a alto nivel, o sea, que el sistema no es para mi crítico para producir, más bien es crítico los problemas que me pueda dar y si usar GNU/Linux va a convertirse en un infierno, habrá que migrar.

Que conste que yo siempre apoyaré el Open Source, pero no puedo más que cabrearme ante este espectáculo más que lamentable. Para mi el Open Source el sumar esfuerzos y extender los proyectos, no pelearse por rabietas de niños pequeños que no hacen más que perjudicarnos a todos.

Comentarios

  1. Hola. Estamos buscando trolls para nuestro programa "el microkernel". ¿Te gustaría participar?

    https://plus.google.com/u/0/b/111859194683519512618/111859194683519512618/posts

    ResponderEliminar
  2. Osea, cuando Canonical se decida a lanzar Ubuntu con Mir (que se dice que es a partir de la 14.10), ¿El único problema de compatibilidad va a ser sólo con los drivers gráficos y entornos de escritorio o también con las aplicaciones? Porque si las aplicaciones no van a tener problemas, no veo por qué tanto problema.

    Este bloguero afirma no estar tan preocupado por el tema
    http://blog.desdelinux.net/hasta-que-punto-nos-puede-afectar-mir/

    No cabe duda de que el propósito de Canonical es distanciarse del resto de la comunidad GNU/Linux, para competir directamente con los gigantes, tanto en desktop como en mobile, pero claro, son GIGANTES, ese es el error de Canonical, empezando de entrada con que quiere ingresar en la gama alta, como si fuese una marca de lujo como Apple.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Cada uno tiene su opinión.

      Para mi eso abre las puertas hacia una descomposición del Linux desktop que, no olvidemos, jamás ha aprendido a sumar, ya que a GNU/Linux le ha costado 20 años ser medianamente aceptable a nivel técnico en el desktop.

      Sobre el tema de Mir y Wayland solo el paso del tiempo podrá decir cómo acabará, yo solo pido y quiero que el soporte para entornos gráficos no se vea mermado, porque si ya tenemos poca fuerza estando todos unidos a través de Xorg, dime tu cómo estaremos cuando la distribución mayoritaria use Mir y el resto Wayland.

      Y aunque parezca mentira, te estoy contestando desde Ubuntu 12.04 y es que creo que Canonical ha hecho muchas cosas geniales, pero hay puntos concretos de su política que no me gustan y Mir es simplemente el punto donde más discrepo (también puedo largar sobre el tema de las lentes de Amazon, pero se ha visto con el paso del tiempo que es un tema menor).

      Sobre que Canonical quiere chocar con Apple, es algo en los que estamos de acuerdo, pero tienes que ver que un concepto como Ubuntu Phone difícilmente puede caber en un terminal de gama baja, por ejemplo. Aparte, ya hay muchos competidores en ese sector, es un mercado saturado, Canonical tiene que encontrar su propio sitio con su propia marca y eso no es fácil.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares