Hardware Libre, ¿la futura lucha del Open Source y el Software Libre?

Hace poco he publicado un artículo en MuyLinux que habla del abandono del líder del Android Open Source Project, la verdad es que el publicar ese artículo y los comentarios recibidos me han hecho plantear escribir sobre Hardware Libre.



Durante mucho tiempo el Software Libre y el Open Source han intentando ofrecer alternativas y un nuevo modelo de desarrollo para muchas soluciones diarias. Aunque en el desktop el éxito ha sido parcial, contrastando el gran éxito de Firefox con el fracaso de GNU/Linux, la verdad es que en muchos otros sectores ha terminado por barrer al software privativo y es más, muchos son los analistas que han anunciado que la década que viene veremos el fin de Unix.

Pero sin duda el gran pelotazo del Open Source en la informática doméstica ha sido Android, un sistema operativo que usando el kernel de Linux y basándose en Apache Harmony (una implementación de Java de Apache), ha conseguido barrer al famosísimo y reconocido iPhone en lo que a cuota de mercado se refiere. Sin embargo, muchos hemos sido los que hemos cuestionado a Android como proyecto Open Source por dos razones.

Primero, los fabricantes, que muchos se muestran muy reacios a liberar los drivers de sus componentes o bien de simplemente liberar unas especificaciones que ayuden a los desarrolladores a crear imágenes personalizadas de Android. Lo que no solo afecta a Android, sino también al hecho de poder instalar sistemas operativos alternativos en los smartphones (y luego la gente sigue sin entender por qué esos cacharros no me entusiasman).

Segundo, está la propia Google, el mismo Jean-Baptiste Quéru se ha quejado de que la empresa del buscador (de la que es empleado, encima) no está haciendo lo suficiente para mantener la filosofía abierta de Android. La verdad es que ya nos hemos comido unas cuantas marranadas por parte de Google en lo que a Android se refiere, todo gracias a la permisividad de la licencia Apache 2 de Android, el cual permite a Google mostrar el código de este sistema operativo cuando quiera y es más, podría volverlo privativo cuando quisiera sin cambiar la licencia, un horizonte que no veo tan improbable como muchos quieren ver.

La falta de un desarrollo más comunitario y colaborativo es un claro ejemplo de que Android se vendió como Open Source para quedar bien de cara a la galería, pero parece que Google no parece muy interesada en un modelo colaborativo para su sistema, de hecho le importa un pimiento la calidad de este, ¿cómo le va a importar el poder hacer su desarrollo más comunitario o colaborativo? La nula búsqueda de Google por la excelencia es algo que yo también he criticado duramente.

Es triste ver que, cuando un sistema operativo Open Source consigue triunfar en la informática doméstica, el apoyo de los que tendrían que ser sus principales valedores se desvanece entre unos fabricantes que no quieren saber nada de Open Source y una desarrolladora que parece pasar tres kilos mientras este siga extendiéndose.

Viendo el triste panorama que rodea a Android, a través de un comentario en mi artículo en MuyLinux me han hecho plantear la siguiente pregunta. ¿Es hora de cambiar de ring? Durante dos décadas el Software Libre y el Open Source han luchado para crear alternativas a soluciones propietarias en todos los niveles de software, desde drivers y sistemas operativos hasta aplicaciones de uso diario y comunes como las suites de ofimática y los navegadores web. Sin embargo, los componentes de los ordenadores siguen estando cerrados en su mayoría. Esto no ha sido un impedimento para el Open Source, porque quizá hasta ahora los principales fabricantes del PC siempre han dado alguna vía para facilitar las cosas y poder desarrollar (y muchas veces la ingeniería inversa ha obrado más de un milagro), pero estamos llegando a un extremo donde el avance del Open Source está empezando a ser frenado por unas empresas que se niegan a colaborar de ninguna forma. ¿Es hora de empezar a luchar por un hardware abierto y sin restricciones?, ¿es hora de apostar solo por hardware cuyas especificaciones y drivers estén totalmente abiertos para que así cualquier sistema operativo pueda funcionar en ellos? Viendo la actual situación de Android, yo diría que si, que es hora de apostar por un nuevo modelo de hardware que ayude al progreso y la innovación y no al revés.

Está claro que Android ha sido todo un punto de inflexión en el Open Source y el Software Libre, en donde hemos visto que todavía hay muchas barreras por sortear a pesar del éxito de estos a nivel general. El hardware se ha convertido ya, incluso puede que más que la propia Microsoft, en el mayor enemigo del Código Abierto. Solo hay que ver que la últimas generaciones de procesadores Atom de Intel, que no están soportados en Linux.

Sin embargo hay un gran inconveniente, mientras que en el software el Open Source está consolidado, el Hardware Libre sigue estando más que en pañales, al menos en la informática doméstica.

Comentarios

  1. Pues ya pueden ir espabilando porque Microsoft fuerza a las compañías de Hardware que no den soporte a otro sistema operativo que no sea el suyo. Me parece una completa cabronada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo malo es que con los smartphones y las tabletas esta regla ya no se cumple, son los propios fabricantes los que se niegan a liberar nada.

      Solo tienes que ver el proyecto de tableta de KDE, Vivaldi, que se ha quedado en casi nada debido a que los fabricantes resultaban reacios a liberar los drivers de sus componentes, un requisitos de la comunidad de KDE.

      Microsoft está ya al borde de la derrota (en lo que a su monopolio se refiere), ahora los "enemigos" son otros.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares