¿Debería Canonical absorber a Debian?

El mundo de GNU/Linux es tremenadmente cambiante, tanto, que en pocos años los que eran ídolos pueden pasar a ser villanos. Este puede ser quizá lo que le ha pasado a Debian, que con el paso de los años ha pasado de ser la distribución más respetada a ir quedándose poco a poco como un vestigio de un modelo, que se ha quedado obsoleto y poco competitivo frente a las soluciones corporativas cada días más comunes en GNU/Linux.



Muchos son los que opinan que Debian en sus últimas versiones no va tan bien como las anteriores, y yo soy una de esos, ya que he notado como en los últimos años la mayor distribución comunitaria ha ido bajando en calidad. Llevo tiempo usando Debian 7 como servidor de pruebas y siendo honesto, no lo veo tan fino como Debian 6, de hecho me da errores que no salían en versiones anteriores y eso que hablo de una subversión ya madura (7.4). Por otro lado tenemos la pésima implementación de GNOME Shell, que si bien al principio va bien, después de un tiempo termina tragándose todos los recursos que puede. En mi netbook, cuando ya llevaba media hora encendido, se tragaba todos los recursos del ordenador cuando este aun tenía un disco duro, provocándome cuelgues cada dos por tres por abuso de la SWAP. Tiene gracia que fue migrar a XFCE y ver todos estos problemas desaparecidos, de hecho ha sido el GNU/Linux que me ha ido más fino en ese trasto, que actualmente corre Ubuntu 14.04 de 32 bits.

Viendo todo esto, soy totalmente incapaz de entender por qué Debian se empecina en mantener un entorno de escritorio que si bien tiene buenas ideas, lleva tiempo andando en círculos y sin aportar grandes cosas desde Fedora 16, y eso que ha llovido bastante desde entonces. Soy incapaz de entender por qué XFCE o KDE no han sustituido ya al desorientado GNOME.

Aparte de mi experiencia personal, en DesdeLinux se publicó una opinión que dejó en evidencia los problemas que tiene Debian entre sus diferentes ramas, dejando claro que el proyecto se muestra un tanto disperso, quizá abarcando más de lo que puede.

Debian, que pretende ser “el sistema operativo universal”, está perdido en un montón de arquitecturas y manteniendo una cantidad de paquetes inviable con una estructura que no es la adecuada. ¿Para qué están Debian GNU/Hurd y Debian GNU/kFreeBSD?, los últimos datos que supe de este último, los cuales no grabé, señalaban que representaban un más que ridículo 0,1% de los usuarios de Debian, o sea, que salvo sus propios desarrolladores no lo usa ni el tato. Aparte, ese montón arquitecturas ni vienen a cuento, cuando estirando el chicle tendrían que estar i486, x86_64, ARM 32 bits, ARM 64 bits, PowerPC 32 bits y PowerPC 64 bits, que son al fin de cuentas las únicas arquitecturas que tienen presencia real en el mercado.

Luego están las tres ramas de desarrollo (Sid, Testing y Stable), que se tendrían que reducir a dos y dilatar mucho más las congelaciones con el fin de poder dar un soporte más largo en las versiones estables.

¿Modelo anticuado y poco competitivo?

Una de las cosas que hacen diferente a Debian es que es de esas distribuciones que aun conservan ese espíritu que quiso imprimir el Software Libre, con una estructura sostenida en principios y democracia, un modelo que resultó idílico y que sirvió como base para construir un sistema operativo de gran prestigio, sobre todo por su gran estabilidad.

Sin embargo el crecimiento de Red Hat, SUSE y Canonical ha terminado por comerle poco a poco el terreno a Debian, que con su modelo comunitario y democrático parece que no puede competir frente a las soluciones corporativas y sus millones, incluidos los de la no rentable empresa de Mark Shuttleworth.

Debian ha intentado competir con una comunidad de desarrolladores contra empresas con una estructura y organigrama mucho más estables y que se pueden permitir tener a muchos más desarrolladores a tiempo completo. El modelo utópico de software basado en la democracia y los principios se está desmoronando, siendo actualmente Debian la única importante distribución que vive en base a esta perspectiva.

La gente posiblemente me saque a CentOS, pero qué es esa distribución sino un clon de Red Hat Enterprise Linux, el sistema operativo corporativo Open Source de referencia, lo que hace que su clon sea, indirectamente, una solución corporativa. No construye, no innova, solo copia, es simple y llanamente una forma de ofrecer RHEL gratis a la gente, cosa que no hace Debian, ya que su trabajo es en realidad una base tecnológica que usan otros, entre ellos Canonical para Ubuntu.

Con tal de competir frente a las corporaciones, la comunidad de Debian decidió acelerar el desarrollo, lo que ha provocado un bajón en la calidad de la rama estable que muchos denunciamos hoy en día. Aparte, sus tres años de soporte se antojan cortos en comparación con los 5 de Ubuntu LTS, los 10 de Red Hat, CentOS y Scientific Linux y los 11 de SUSE. Todos estos factores le han restado muchísimo atractivo a Debian, que en los últimos tiempos ha perdido mucho a nivel cualitativo.

Visto está que el modelo de Stallman, el software sostenido por la democracia y los valores, no es más que una utopía que da como resultado productos que a la larga no resultan competitivos en el mercado. Y que no me entienda mal, por supuesto veo bien que un proyecto de software tenga compromisos y valores, pero también tiene que ser realista y pragmático para poder ofrecer algo de calidad y sobre todo, algo que tenga un hueco real en el mercado, cosa que está perdiendo Debian ante su excesiva dispersión a todos los niveles.

Dicho todo esto, hago la siguiente pregunta, ¿debería Canonical absorber el Proyecto Debian?, ¿sería positivo unificar las dos ramas reales del mundo Deb (porque los demás no son más que clones de Debian o Ubuntu)? Sinceramente, si Debian quiere volver a la élite de GNU/Linux tiene que hacer una más que profunda reestructuración, cosa que ya hizo Canonical en su día deshaciéndose de muchos servicios que no eran rentables y que muchos de ellos apenas tenían usuarios. Sin embargo también hay que contar si la comunidad de Debian puede realizar de forma exitosa estos ajustes, si puede volverse un poco más “corporativa”.

El problema de esto es que Ubuntu a día de hoy sigue siendo muy dependiente de Debian, a pesar de algunos saltos y aportes propios como Unity o el futuro Mir, está claro que una debacle de Debian supondría todo un inconveniente para Canonical, que podría quedar en la cuerda floja ante las dificultades que podría tener si la distribución que le sirve de base desapareciera. Por eso he hecho la pregunta del párrafo anterior, ya que es evidente que el Proyecto Debian está languideciendo y sería muy triste que semejante legado tecnológico, el más usado dentro de GNU/Linux, a pesar de que Red Hat tenga a la Linux Foundation bien untada con billetes para que promocione RPM y GNOME en lugar de ofrecer una visión un poco más neutral.

Quienes me siguen por Internet saben de sobra mi apoyo a una mayor unificación del disperso universo de GNU/Linux, con una cantidad de distribuciones insostenible, así que hay que plantearse si unificar las dos ramas más fuertes de Debian sería una buena forma de poder garantizar el futuro de Ubuntu y de la tecnologías basadas en Debian, aparte de posiblemente ofrecer un producto de mucha más calidad en el mercado, con una base sólida sostenida con un único organigrama, al igual que Red Hat, pero ofreciendo soluciones más variadas, porque Ubuntu ya tiene fuerza tanto en servidores como en desktop, con la ventaja de que pagar por el soporte es totalmente opcional, peligro que vio venir Red Hat y por eso decidió asociarse con CentOS.

Comentarios

  1. Si la comunidad de Debian quiere solucionar sus problemas, tendrían que cambiar muchas cosas:

    -Las ramas: quedarse con la rama estable y testing, hacer de esta última una rolling release pura, como Arch Linux. La estable, pues eso, que sea estable de verdad con actualizaciones continuas de ciertas herramientas que no le hacen falta mucho pulido (como Firefox o VLC).

    -Los ciclos de desarrollo: lanzar una versión estable cada tres años y ofrecer soporte durante cinco años, para que dearrollen la versión estable, congelan una imagen de la rama testing (pero no congelar testing), seis meses antes de su lanzamiento, pulirla y lanzarla. Seis meses parecen poco, pero muchas veces los paquetes más actualizados son más estables (véase el caso de Gnome 3) y los fallos no los vas a encontrar todos hasta que la lances al público.

    -Las arquitecturas: abandonar las arquitecturas obseletas, que hay algunas que no las usa ni Dios desde hace años... Quedarse con x86, x86_64 y ARM, las demás sobran.

    -Dejar de querer ser una distro avalada por la FSF y dejarse de tonterías como no incluír los códecs y el firmware privativos en la imagen ISO por defecto, como hacen las otras distros.

    -El entorno de escritorio: literalmente, que manden a Gnome a tomar por culo y que la versión oficial lleve KDE por defecto y otra oficial para equipos que no son tan potentes, con el entorno LxQT, lo siento, GTK+ está atrasado y se ha quedado en los 90, como la FSF. Los otros entornos estarán disponibles en los repositorios pero te los intalas por tu cuenta.

    -Dejar de mantener distros que ni sus desarrolladores las usan, eso va por GNU/kFreeBSD, GNU/NetBSD y sobre todo, por Dios, GNU/Hurd. Que se centren única y esclusivamente en GNU/Linux, que es donde tienen relevancia, en el mundo BSD ya tenemos OpenBSD, FreeBSD, PCBSD y DragonFlyBSD y no hace falta nadie más.

    -Eliminar la estúpida limitación a 700 MB la imagen ISO, que podía ser Live USB y traer más cosas, fijate que Ubuntu no le falta mucho para llegar a un 1 GB en el tamño de la imagen ISO.

    El modelo actual está anticuado y es poco competitivo. Creo que si la comunidad sequira estas pautas, a Debian le iría mucho mejor. Y en caso de que Canonical intente absorber a Debian se armaría la III Guerra Mundial, tendríamos por un lado a los debianitas que no ven la realidad contra los que si la ven.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, solo un apunte, y es que Rolling Release y estable son dos conceptos difíciles de compaginar, ya que tienes que ver que en GNU/Linux los cambios se suceden muy deprisa y las Rolling, tarde o temprano, se acaban rompiendo.

      Lo suyo es que se centren en servidores y ofrezcan 10 años de soporte, eso ayudaría a Debian a recuperar una calidad que ha ido perdiendo con el paso de los años.

      Eliminar
    2. A ver, yo dije que la estable que sea estable, que sea un lanzamiento point release y que la rama testing sea una rolling release estable, que a día de hoy se rompen tan fácilmente, tienes que hacer cosas/experimentos raros para que se rompan.

      Eliminar
    3. Quise decir que no se rompen tan fácilmente.

      Eliminar
  2. Que un proyecto haga bien o no las cosas no tiene nada que ver con que sea un proyecto comunitario o no. Porque distribuciones de empresas privadas también la cagan y mucho. O ahora resulta que Ubuntu es el paradigma de la perfección. Una absorción de Debian por canonical no sería una absorción sino una conquista. O al menos así vería yo que una empresa privada se hiciera con una comunidad más democrática conformada por sus propios usuarios y empezara a imponer su criterio (pues es lo que hace un ente privado). Que las empresas son una parte importante del desarrollo de la mayoría de los proyectos es un hecho, y en un mundo capitalista que funciona con dinero es algo necesario, pero no considero que esos "ideales y valores" que ninguneas no deban existir. Es más, gracias a que existen que empezó todo esto del Open Source (recordemos que el Open Source deriva del Software Libre y no al revés) y además forma parte de una comunidad que ha encontrado más o menos un equilibrio. De modo que antes de criticar a Debian, ningunear sus valores y clamar por su privatización (sí, la misma privatización que tanto se ataca en estos tiempos cuando hablamos de sanidad o educación) porque Gnome te da problemas que no sabes resolver piensa un poco en lo que implica y si de verdad la desaparición de comunidades con valores como Debian es lo más conveniente.

    Por ahí dicen que GNU/kfreeBSD es inútil, y lo es porque ya hay una buena batería de sistemas BSD como OpenBSD, FreeBSD, PCBSD y DragonFlyBSD, pero ¿alguna funciona de forma nativa con el para muchos familiar sistema de paquetes y administración del sistema de Debian (y que usa Ubuntu entre otras)? A mí me parece una opción cojonuda y el hecho de que no se use no quiere decir que no sea una buena idea. Quizás no se usa tanto porque está en pañales o no tiene tanto apoyo, quizás si en lugar de borrarla del mapa se le metiera aún más caña se conseguiría un excelente BSD para que la gente que los prefiere tengan una opción muy a tener en cuenta. Y que conste que yo no uso GNU//kFreeBSD, pero valoro que exista esa opción por si Linux no es eterno.

    Me gustaría rescatar el debate entre systemd y upstart. No voy a entrar en qué sistema es mejor, lo que más valoré fue que la decisión se discutió públicamente y no vino directamente impuesta, sin réplicas ni debates, por una empresa privada regida por un tipo bastante autoritario (de hecho canonical quería upstart como es evidente) con ganas de distanciarse del resto. No, se apoyó una solución que a la postre es la que han adoptado o van adoptar la mayoría de distribuciones (incluso las comerciales corporativistas) como un estándar común y no por un proyecto prácticamente exclusivista llevado por una empresa de no muy buena fama en la comunidad de desarrolladores. De ahí por ejemplo que considere esa absorción que propones como algo mucho peor que una putada.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. (Continúo que no me cabía)

      Soy usuario de Debian desde hace unos diez años y llevo con mi actual instalación de Debian Testing desde hace casi seis años (no porque se jodiera la anterior sino porque cambié de ordenador), además como único SO de mi ordenador principal, he vivido de primera mano bastantes cambios, han pasado infinidad de versiones de kernels y programas varios, de cambios importantes como el multiarch o systemd entre otros, y aquí sigue mi sistema como el primer día, sin problemas catastróficos insalvables que muchos insinúan y con una estabilidad incuestionable para ser al fin y al cabo una beta permanente. No comparto en absoluto esa visión de que Debian no es lo que era, de que no es tan estable y que da problemas. Yo creo que Debian sigue como siempre, perfectamente fiel a sus raíces y que no da más problemas de los que daba hace muchos años. Es una distribución universal que avanzada lenta pero segura, siempre lo ha sido, y siempre han intentado ofrecer la mayor cantidad de posibilidades posible. No digo que Debian sea perfecta, o que no considere que pueda haber decisiones y cambios que podrían ser positivos, ni que quizás su principal problema sea mantenerse demasiado fieles a ese principio de universalidad sin tener los recursos para abarcar tanto (algo que se arregla con más apoyo, como todo en algo comunitario). Pero desde luego el no ser lo que era no creo que esté entre sus problemas. Si no se está de acuerdo con su modo de actuación por ahí arriba hablan de Arch y precisamente ahí tenéis un ejemplo de una distribución comunitaria cuyas políticas se acercan más a las que muchos piden. A algunos les gustará más y a otros menos, y ahí está la gracia: que cada cual elija. Y yo desde luego valoro que haya opciones.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares